Breaking News

Aula contra jaula en julio 2017



Aula contra jaula en julio 2017

LA OPINIÓN DE Alicia Freilich/Aula contra jaula en julio 2017

Aula implica un espacio siempre abierto para sembrar la libertad física y mental. Ejerce su función con eficiencia desde una habitación, calle, plaza pública, televisor, museo, radio, pantalla fílmica, computadora o tarima. No permite límites a esas locas cerebrales que se llaman curiosidad, imaginación, inventiva, tenacidad, organización espacial y temporal. Todo eso, desde un preescolar hasta los planteles de enseñanza media y superior en oficios, técnicas, artes o ciencias. Igual en taller, laboratorio, fábrica, oficina, escenario, recinto gubernamental o privado. El guía entrenado para ese trabajo tiene aptitud para transmitir lo que aprende sin prisa ni pausa, con disciplina flexible si en verdad merece el honroso título de maestro. Cuando inspira cálido respeto, se graba como recuerdo agradecido del educado hacia el educador que lo habilitó para ser una desobediente, productiva persona, civilizada y libre.

Esta monserga dominical viene al caso porque jaula es todo lo contrario. Su buen o mal uso depende de dos factores: la naturaleza personal y los ejemplos de familia y escolares que se recibió. Hay quien por vocación o necesidad elige una labor que ordena ciega obediencia sin tregua para alcanzar la máxima medalla y ese diploma mayor le otorga visa para mandar sin límites, a ser obedecido sin permitir dudas, diálogos, discusiones ni reclamos. Pero hay cuarteles confiables, con militares de todo rango, fieles a la carta magna que en una república democrática liberal respetan el encargo preciso de proteger a su país contra enemigos foráneos o, por el contrario, en dictadura tradicional, disfrazada o totalitaria se empoderan como salvajes gorilas en una interna caverna prehistórica contra la población desarmada.

La Venezuela Pedagógica, en sus gremios de personal docente y administrativo, tiene la obligante responsabilidad de apoyar a la valiente resistencia juvenil generacional 2014-2017, y utilizar este lapso vacacional de julio para permanecer en desobediencia legal desde todos los niveles en las aulas de cuatro paredes, con el fin de recuperar la civilización, practicando ejercicios de República Educativa Civilista, asignatura antes llamada Moral y Cívica que desapareció del programa oficial. Serán unas vacaciones inolvidables, activas y recreativas, pues todo estudiante aprenderá cómo ejercer ciudadanía plena, con deberes y derechos de ser alcalde, concejal, diputado, juez, ministro y hasta presidente, si el saldo de esas clases lo calibra con capacidad en su desempeño, porque al final del curso hay supervisadas elecciones constitucionales de contaje público sometido a toda prueba. Al mismo tiempo cada nuevo republicano se transforma en vigilante y protector insobornable de sus legales derechos políticos, impidiendo para siempre la invasión feroz del aula por salvajes robots formados desde la cúpula de una fuerza armada para nada Bolivariana, fauna primitiva, manada de bárbaros que en agosto, desde una ilegal constituyente, convertiría por tiempo indefinido los salones de clases y a toda la nación, al estilo castrista, en jaulas para la tortura y el crimen.

Este menú es para cada escuela, liceo, universidad, instituto educativo que pretenda sobrevivir y renacer en libertad.

POR EL NACIONAL. WEB

No hay comentarios.

Loading...