Breaking News

¡ASESINO MISERABLE! El sicariato que se encargó en Miami y se pagó con dólares preferenciales Salvador Lairet


¡ASESINO MISERABLE! El sicariato que se encargó en Miami y se pagó con dólares preferenciales Salvador Lairet

El asesinato en Caracas de dos jóvenes empresarios en mayo reciente trascendió las secciones de crónica policial y consiguió eco internacional porque una de las víctimas era familiar de una ‘celebrity’, Carolina Herrera, la diseñadora venezolana de mayor proyección global. Pero la trama del caso, también internacional, terminó por poner de relieve los violentos entretelones de la disputa por el control del furtivo negocio cambiario que opera entre Florida y Venezuela, publica runrun.es

Por RONNA RÍSQUEZ

El 11 de mayo a las cinco de la tarde, casi al mismo tiempo en que las familias de Fabrizio Alberto Mendoza Isea y Reinaldo José Herrera Sánchez informaban a la policía del aparente secuestro de los empresarios ocurrido en La Boyera -un suburbio de clase acomodada en el municipio El Hatillo, sobre las colinas del sureste de Caracas-, en el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) recibían el reporte del hallazgo de dos cadáveres en el sector El Topo, en la vieja carretera que comunica la capital venezolana con La Guaira, el puerto que la sirve. Eran los cuerpos de dos personas de sexo masculino, maniatados dentro de una camioneta Toyota Hilux blindada. Ambos presentaban disparos en la cabeza.

Al apenas recibir la denuncia del supuesto plagio y conocer, casi en simultáneo, el reporte del doble homicidio, los funcionarios de la División Antiextorsión y Secuestros del CICPC comprendieron que, en realidad, no estaban frente a una investigación por secuestro. Comenzaron a trabajar otras hipótesis y en un mes lograron esclarecer lo que fue un crimen por encargo.

El asesinato de ambos hombres, socios en una empresa de arquitectura, tuvo amplios ecos en la prensa nacional e internacional. Una de las víctimas del secuestro-asesinato, Reinaldo Herrera, era familia de la famosa diseñadora de modas venezolana, Carolina Herrera. Pero, a pesar de que el renombre correspondía a Herrera, desde el primer momento a los investigadores se les hizo claro que el verdadero objetivo del ataque era Fabrizio Mendoza.

Un reporte anónimo que circuló por Twitter el mismo día del crimen ya alertaba a los investigadores sobre su supuesta vinculación con el empresario venezolano radicado en Miami, Salvador Lairet, ex socio y amigo de Mendoza. El mismo rumor también corrió de inmediato entre los conocidos de ambos empresarios.

Cadena de favores

No siempre -de hecho, casi nunca- la primera hipótesis es la más certera. Pero para corroborarla en este caso resultó clave la detención de Franco José Tessarolo Salcedo, de 34 años, quien era uno de los mejores amigos de Mendoza Isea, muy cercano a su familia, y también a la de Reinaldo Herrera. A todos les asistía en la reparación y mantenimiento de vehículos en un establecimiento que tiene en los llamados Altos Mirandinos -una serie de poblados que conforman una ciudad-dormitorio de clase media a las afueras de Caracas, en el estado de Miranda-. Por esa cercanía a nadie le pareció extraño encontrarse a Tessarolo en el funeral de Mendoza, realizado en el Cementerio del Este de La Guairita, y que hasta se le viera flanquear el féretro.

Tessarolo también era amigo de Salvador Lairet, con quien mantenía contacto permanente. Todos pertenecían al mismo círculo de jóvenes empresarios y comerciantes. Pero había un vínculo adicional que hasta entonces a muchos escapaba: Lairet, según versiones policiales, habría encomendado a Tessarolo el asesinato de Mendoza. A la postre Franco Tessarolo habría revelado a los investigadores que Lairet lo llamó por teléfono para que se encargara de planificar el asesinato de Mendoza Isea y ofreció pagar 15.000 dólares por el trabajo. Tessarolo se activó de inmediato y se comunicó con su amigo Suhe González Álvarez, de 35 años, un comerciante informal de Los Teques, capital del estado de Miranda, a 30 minutos de Caracas y aún más cercana a los Altos. Puso a su disposición 10.000 dólares para que lo ayudara a buscar a las personas que necesitaba en el cumplimiento de la tarea criminal.

González Álvarez, a su vez, contactó a un hombre de su confianza: Edwin Jesús Montilla, de 34 años, y le indicó que necesitaba completar el grupo de la misión. Montilla contrató a dos hombres más que se encargarían de ejecutar el crimen: un delincuente que estuvo detenido por secuestro en 2015 y otro presuntamente evadido de una prisión. Los cinco hombres se tomaron un mes para planificar el asesinato.

El 11 de mayo, cuando consideraron que habían estudiado con precisión los movimientos de Mendoza Isea, pasaron a la acción. Les fue sencillo ubicarlo. Tessarolo suministró la información sobre en qué lugar encontrarlo. Poco después del mediodía los dos sicarios, junto a Edwin Jesús Montilla, interceptaron a Mendoza en el estacionamiento del Centro de Servicios Plaza La Boyera, en el municipio El Hatillo.

Mendoza, que era el objetivo, fue sometido. Pero el grupo de tareas debió improvisar. El blanco venía acompañado de Reinaldo Herrera. Sorprendidos, los delincuentes decidieron llevárselo también para no dejar testigos. Los obligaron a subir a la camioneta Hilux de Mendoza, en la que emprendieron la huída.

Uno de los delincuentes tomó el lugar del conductor, mientras el otro amenazaba a las víctimas con un arma de fuego. Detrás del vehículo se desplazaba Montilla en una motocicleta. Su tarea era casi la de un supervisor: asegurarse de que los dos sicarios cumplieran con el trabajo que les habían encargado.

Cuando bajaban de La Boyera hacia La Trinidad, ya en el municipio Baruta, con rumbo al centro y oeste de la ciudad, los delincuentes que conducían la camioneta decidieron desviarse a la vivienda de Mendoza en el conjunto residencial Escampadero, en La Tahona, una urbanización de edificios de clase media. De haber sido solo una acción distractiva, habrían tenido éxito: esa escala fue lo que hizo suponer a las familias de las víctimas que se trataba de un secuestro. Pero lo cierto es que buscaban levantar más dinero para completar sus honorarios, pues González Álvarez, el contratista del encargo, terminó repartiendo entre ellos apenas 7.000 de los 10.000 dólares prometidos, y Tessarolo se había quedado ya con 5.000 de los 15.000 dólares ofrecidos al inicio del encargo.

Al entrar al lugar superaron dos retenes de seguridad pero fueron registrados por las cámaras de la urbanización. Los rostros de Edwin Jesús Montilla y los verdugos quedaron grabados. A uno de los vigilantes le pareció sospechosa la presencia de un motorizado detrás del vehículo. Sabía que Mendoza no tenía escoltas. Se acercó al estacionamiento para verificar con el propio Mendoza que todo estuviera bien. “Él le dijo al vigilante que esas personas estaban con él y que no había problema. Luego llamó a la muchacha que limpiaba en su apartamento para que le bajara unos relojes muy costosos, algunos dólares y unos 200 euros que estaban junto a su pasaporte”, contaron testigos. El botín triplicaba en valor el monto que recibieron los tres hombres por asesinar a Mendoza y Herrera.

Al salir del lugar se dirigieron, ahora sí, directo a la carretera vieja Caracas-La Guaira, específicamente al sector El Topo, zona donde en los últimos meses han sido localizados al menos tres cadáveres de víctimas de venganzas y supuestos secuestros. Allí los sicarios mataron a los dos empresarios, cuyos cuerpos dejaron dentro del vehículo de Mendoza, y huyeron.

El 20 de junio, el comisario Einar Giuliani, director de seguridad de la alcaldía de El Hatillo, informó que Edwin Jesús Montilla, Suhe González Álvarez y Franco José Tessarolo, habían sido detenidos en Los Teques y en El Hatillo los primeros días de junio por funcionarios de la División Antiextorsión y Secuestros del CICPC. Confesaron su participación en el asesinato de Mendoza y Herrera y fueron imputados por los delitos de secuestro agravado, robo de vehículo, sicariato y asociación para delinquir, dice un boletín del Ministerio Público.

Dos de ellos fueron enviados a la cárcel de El Rodeo II -cerca de Guatire, en el estado de Miranda, al este de Caracas-, mientras que Tessarolo permanece en los calabozos de la División Antiextorsión y Secuestros del CICPC. Aún quedan por capturar a los dos autores materiales del crimen y al presunto autor intelectual, que se encuentra en Estados Unidos, apuntó Giuliani.

El nieto de la cronista de Boconó que se hizo millonario en cinco años

Fabrizio Alberto Mendoza Isea tenía 31 años de edad, era soltero y aunque no se le conocía una pareja formal, eventualmente se le veía en compañía de mujeres hermosas. Se movía con destreza en el mundo de los negocios y viajaba constantemente a Miami, donde había adquirido varias propiedades, importaba vehículos de lujo y se dedicaba a la compra y venta de dólares.

No siempre fue así. Hace apenas cinco años intentaba abrirse un espacio en el mundo laboral y asistió a entrevistas en una importante empresa transnacional de consumo masivo. Que en esa oportunidad lo rechazaran no significó una frustración o un fracaso para Mendoza. Por el contrario: parece que sirvió de puerta de entrada a una nueva dimensión de posibilidades. Casi de inmediato, el joven comenzó a dar muestras de una llamativa prosperidad económica. “Me sorprendió cuando lo vi con carros, apartamentos y viajando a cada rato”, relató una persona que lo conoció antes de sus días de bonanza.

Mendoza provenía de una familia de académicos del estado de Trujillo, en los Andes del suroeste de Venezuela. Su abuela, Lourdes Dubuc de Isea, era la cronista oficial de Boconó, una ciudad famosa en la zona por su actividad cultural, y fue una reconocida docente de la región. Sin embargo, la familia no tenía bienes de fortuna.

En Caracas, Mendoza vivía en un apartamento que había comprado hace menos de dos años en uno de los edificios de la urbanización Escampadero, en La Tahona. Aunque la vivienda estaba a nombre de su madre, María Magdalena Isea, era el lugar que utilizaba el joven para alojarse cuando estaba en Venezuela.

En una oportunidad tuvo un conflicto con sus vecinos. Mendoza no encontró mejor solución para almacenar una flotilla de 12 camionetas Nissan de color blanco que le había llegado del exterior, que las áreas comunes del edificio. Se justificó diciendo que había tenido problemas con el traslado de los vehículos a la institución que se las había encargado y que en breve resolvería el inconveniente.

También ofrecía a sus vecinos conseguirles vehículos de lujo, de último modelo, en menos de una semana. “Yo quería comprar un carro para mi esposa, le pregunté a él y me dijo: ‘¿Dime qué carro quieres? Te consigo el que quieras para mañana’”, relató uno de los residentes de la urbanización, a quien le pareció extraño que alguien ofreciera conseguir carros de un día para otro, en un país donde hasta el acto cotidiano de comprar pan requiere de horas de espera.

Pero estos detalles no afectaron su imagen de hombre tranquilo que apenas se dejaba sentir durante el poco tiempo que pasaba en el lugar. Un día después del asesinato, María Magdalena Isea, madre de Mendoza, acudió al apartamento -que está a su nombre- con un herrero y cambió la cerradura de la puerta.

Mendoza Isea era propietario de varios apartamentos en el condominio Epic Residences, en Miami, ubicado sobre la vía US1 o Biscayne Boulevard. Dos de estas viviendas -valoradas entre 400 mil y 3 millones de dólares- están registradas a nombre de las empresas Aiko 3809, LLC y Aiko 3810, LLC, abiertas por el empresario en Miami.

Además, Fabrizio Mendoza figura como presidente de la empresa Inversiones Hollister S.A., registrada en Panamá en 2007, junto a Erick Eduardo Montaño Suárez, quien aparece como director. La empresa está vigente de acuerdo con el Registro Público de Panamá.

Montaño Suárez también aparece como socio de Salvador Lairet en la empresa Dekomundo Corp, creada en Florida en 2011. Esta organización está inactiva según el registro público de Florida.

En Venezuela, Mendoza era socio de la empresa de arquitectura Akua Proyectos, C.A., propiedad de Reinaldo Herrera, arquitecto de 34 años, casado y con dos hijos, que se dedicaba a la remodelación de lujosos inmuebles.

‘El latin lover venezolano’

Salvador Antonio Lairet Sotillo es un joven empresario venezolano, graduado de economista en la Universidad Metropolitana -una casa de estudios privada, a las afueras de Caracas- y dedicado a múltiples actividades, según lo que reportan algunos blogs, publirreportajes e informaciones que él mismo ha difundido. Es productor de televisión, asesor de inversionistas, asesor inmobiliario e importador, entre otras cosas, pero su principal ocupación –a juzgar por sus publicaciones en redes sociales- es disfrutar de la vida de ricos y famosos. En sentido literal.

Abundan las fotografías de Lairet en las noches de Miami, además de breves reseñas sociales que reproduce en su blog. En esas imágenes festivas aparece junto a famosos como la socialité Paris Hilton, el dj David Guetta, la estrella del baloncesto profesional,  Kobe Bryant, el campeón mundial de boxeo, Floyd Mayweather, y el rapero Puff Daddy, entre otros.

“Cuando eres multimillonario o eres una super celebridad o eres el mejor Dj de electrónica del mundo y estás en Miami, no solo necesitas un buen anfitrión, necesitas al mejor, y si este es amigo tuyo mejor aún. Porque para saber lo que un famoso quiere se debe estar al mismo nivel y saber de sus gustos y ser tan excéntrico como ellos y Salvador Lairet sabe de eso, no por nada es uno de los latinos más cotizado de las noches de Miami, si llegas a tener la oportunidad de entrar a un club como Mynt… si tienes suerte podrías ver a Salvador Lairet compartiendo mesa con David Guetta o Quintino, o tal vez con Kobe Bryant o Floyd Mayweather, o tal vez si escuchas a Dj Irie con el cual mantiene una estrecha amistad, la verdad que siempre lo verás acompañado de alguna celebridad, y es que Salvador Lairet no solo es un amigo, también es una celebridad, no por nada es considerado uno de los solteros latinos más codiciado de Miami”, dice un post publicado en su propio blog el 22 de enero de 2015.

Por su desempeño en este ámbito, es conocido en el sur de Florida como “el latin lover venezolano”, “el latin Host de Miami” y “el rey de la noche”, o al menos así lo aseguran las publicaciones de su sitio personal. En 2015 incursionó en el mundo de los bienes raíces y también se dedica a la producción de televisión.

“El empresario venezolano Salvador Lairet lleva cinco años desempeñándose como productor de televisión en los Estados Unidos y actualmente asume el reto de ser el productor ejecutivo del famoso programa Latin Angels. La serie de TV permite disfrutar de los más impresionantes paisajes y a su vez recrear la vista con sus hermosas presentadoras y ahora le dará la vuelta al mundo”, explica una nota publicada en su blog.

A nombre de Lairet aparecen registradas siete empresas en el estado de Florida, la mayoría creadas entre 2014 y 2016: Kramer Accessories CA, INC; Xtreme Mats, LLC; Coaster Boat, LLC; Kreamer América, INC; Kramer Accessories Corporation (inactiva); Dekomundo Corp (inactiva) y Venture Projects Holdings LLC. Además tendría varias propiedades inmobiliarias, algunas a nombre de su madre y un yateSunseeker Predator 80 comprado en Antigua y Barbuda, según se verifica en Import Genius, web que registra las importaciones desde y hacia Estados Unidos.

Negocio entre amigos no es un juego de niños

Unos días antes de ser asesinado, Mendoza Isea había estado en Miami, donde se reunió con algunos amigos con los que solía salir a divertirse en locales nocturnos. Pero en esa visita a Miami, que sería la última, el empresario evitó las salidas nocturnas. ¿Su razón? No quería cruzarse con su viejo socio, Salvador Lairet.

La relación entre ambos era muy tensa. Se habían distanciado a raíz de la disputa legal por la propiedad de unos inmuebles en Florida. “Mendoza le había ganado a Lairet las demandas por esos apartamentos, pero Lairet insistía”, refirió una persona cercana a la víctima que coincidió con él en Florida.

Lairet y Mendoza fueron muy buenos amigos, compartían los mismos grupos de conocidos de colegios del este de Caracas y habían sido socios en varias empresas registradas en Venezuela y el exterior. Las locales recibieron del Gobierno más de 13 millones de dólares preferenciales solo en 2012.

En mayo de 2016, el diputado opositor a la Asamblea Nacional, Robert Alcalá, denunció ante la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional a una serie de jóvenes empresarios involucrados en presuntos hechos de corrupción por más de 800 millones de dólares, a través de la asignación de divisas por parte de la extinta Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), el organismo creado en 2003 por Hugo Chávez para regular el estricto y enrevesado sistema de control de cambios.

Una de las empresas denunciadas por Alcalá fue Gerkat Corporation “creada y registrada en Perú por Salvador Lairet, Fabrizio Mendoza y Álvaro Pulido, sobrino de Piedad Córdoba, para la importación de químicos. En marzo de 2012 esta empresa solicitó a Cadivi 445 mil dólares para la compra de una molinera de café, cuando su precio real era de 135 mil dólares, lo que significa un sobreprecio de 310 mil dólares. Lo más grave es que la misma solicitud fue introducida diez veces. Los dólares otorgados a 4.30 eran revendidos por los propietarios de Gerkat Corporation, que la utilizaban como fachada para sus actividades ilícitas”, reseñó el portal Cuentas Claras sobre los documentos presentados por el parlamentario.

También según el mismo website, el diputado mencionó entre los relacionados con Mendoza Isea a Alex Saab, “representante de la empresa colombiana Fondo Global de Construcción, la cual obtuvo en el pasado contratos del gobierno de Hugo Chávez”.

Álvaro Pulido Vargas y Alex Saab son una dupla de empresarios procedentes de la costa atlántica colombiana. En efecto son directivos del Fondo Global de Construcción, empresa muy ligada al gobernador del estado de Vargas, Jorge García Carneiro, y señalada por la fiscalía de Ecuador como parte de un esquema fraudulento para obtener dólares preferenciales en Venezuela mediante el fingimiento de exportaciones desde aquel país. También son importantes proveedores de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap), la fórmula patentada por el Gobierno de Nicolás Maduro para controlar la distribución de alimentos y productos de primera necesidad en zonas populares. En Caracas, la representación de su emporio comercial ocupa todo un piso del Centro Lido, en la avenida Francisco de Miranda. Se sabe que Pulido Vargas, de quien no se ha comprobado parentesco con la ex congresista y precandidata presidencial, Piedad Córdoba, porta un nombre falso; y que Saab, quien sí reconoce una relación de amistad con la política, ha sido investigado por las autoridades estadounidenses.

En la lista del diputado Alcalá también figuran otras cuatro empresas que atribuye al grupo de jóvenes emprendedores: Mexbin S.A. (Ecuador), Chenys Exportaciones EIRL (Perú), La Corporación 1 TO 1 S.R.L (Perú) y Radio Comunicaciones Telocaliza1 C.A., que llegó a realizar transacciones por 4,6 millones de dólares por la supuesta importación de sulfato de sodio a una empresa constituida en Ecuador y relacionada con Mendoza, Lairet, Pulido y Alejandro Berrizbeitia. El mismo grupo efectuó operaciones similares con la empresa Gones Indonesia C.A, que recibió más de 8,8 millones de dólares de Cadivi.

El negocio consistía en la creación de empresas fachada en distintas regiones de Venezuela (Aragua, Amazonas, Lara, entre otros estados), que solicitaban dólares preferenciales para la importación de químicos a empresas también constituidas o relacionadas con el mismo grupo de empresarios en Ecuador y Perú, principalmente. En la mayoría de los casos los productos para los que solicitaban las divisas no tenían relación con la razón social de las empresas. Los dólares que recibían a 4.30 bolívares -la tasa oficial de cambio más barata en el sistema- eran negociados en el mercado negro a más de 20 bolívares o simplemente iban directo a las cuentas particulares de los solicitantes.

“De acuerdo con las denuncias, Lairet está ´directa o indirectamente relacionado a 11 compañías –seis nacionales (en Amazonas, Aragua, Lara, Monagas y Distrito Capital) y cinco extranjeras (tres en Perú y dos en Ecuador)– involucradas en solicitudes de aproximadamente $13,9 millones para importar químicos. Entre ellos, sulfato de sodio, dióxido de titanio, alcohol cetoestearílico y benzoato de sodio, un aditivo alimentario; productos no asociados a la razón social de cada compañía”, precisaba por su parte un trabajo del portal  El Pitazo.

El parlamentario Robert Alcalá se refirió también a la vida de lujos y ostentación que lleva este grupo de jóvenes inversionistas en el exterior. “Estos señores no tienen cómo justificar la fortuna, los miles de millones de dólares que tienen, la cantidad de plata que gastan en el mundo y la vida que se dan”, afirmó, con una mención especial para Lairet.

Los cárteles de Cadivi

Una disputa por el control de negocios basados en la obtención de dólares preferenciales sería el móvil del crimen por encargo. “Esto no es una venganza. Es una guerra de carteles. La persona que tenía los contactos y consiguió los negocios fue desplazada por sus socios, que dejaron de reportarle y darle parte de las ganancias. Y ahora decidió retomar lo que consideraba que era suyo”, explicó un experto que viene haciendo seguimiento del caso.

Esta lucha de cárteles, nacidos y alimentados con dólares preferenciales, no es nueva; ya ha cobrado la vida de varios venezolanos en países donde se han instalado los operadores de estas mafias. Por un conflicto similar, en 2013 fue asesinado Sergio Andrés Schael Medina, de 33 años. Viajó de Florida a Panamá a cobrar una deuda de 40.000 dólares, tras una transacción cambiaria a través de Cadivi, y apareció muerto luego de reunirse con dos empresarios venezolanos.

Allegados a este grupo de jóvenes empresarios aseguran que el caso de Mendoza guardaría relación con las muertes en extrañas circunstancias de dos venezolanos en Miami, vinculados a organizaciones de este tipo.

Una de las personas asesinadas en Florida habría sido el encargado de supervisar el correcto funcionamiento de los negocios de la organización en Venezuela, reveló uno de los detenidos. Este hombre -cuyos datos no han sido precisados- un día decidió mudarse a Miami y abrir su propia empresa buscando una mejor calidad de vida, cansado de lidiar con la escasez de alimentos, la falta de medicinas y la inseguridad. Dejó a sus otros socios y amigos a cargo de la actividad local.

Haber tomado esta decisión sin solicitar antes la aprobación de la persona que lideraba las operaciones desde Estados Unidos le habría costado la vida. Fue señalado como el responsable del “desvío” de la administración del negocio y el desplazamiento del liderazgo del cartel.

Según informaciones publicadas en medios de comunicación de Miami, en el último año dos venezolanos han muerto en extrañas circunstancias en el estado de Florida. El 28 de junio de 2016, el arquitecto, modelo y actor Jorge Lenín Navas, de 26 años, conocido como Jorge Ilich, murió al caer desde el piso siete de la torre residencial donde vivía en Miami Beach. Aunque el caso ha sido manejado como un suicidio, sus familiares y amigos aseguran que su muerte debe ser investigada.

El 22 de febrero de 2017 fue localizado el cadáver del empresario venezolano Juan Alberto Miraldo, de 48 años de edad, en el interior de su vehículo en el estacionamiento del Aeropuerto Internacional de Miami. Aunque no presentaba traumatismos visibles, la policía inició la investigación por homicidio. Miraldo era presidente de la empresa Mirakar Car Rental y vicepresidente de 1 Rent Car, ambas con sede en la ciudad de Doral, un suburbio predominantemente venezolano al oeste del condado de Miami-Dade.

Familiares de Juan Alberto Miraldo escribieron a Runrun.es para precisar que el asesinato de este venezolano en Miami, no tendría nada que ver con la mafias que recibieron millones de dólares de preferenciales, y que la víctima no estaba relacionada con negocios de Cadivi.

Los investigadores de la División Antiextorsión y Secuestros del CICPC tienen conocimiento de estos casos, pero aún no disponen de elementos probatorios que los vinculen con el sicariato de Mendoza y Herrera. Continúan juntando las piezas y están tras la pista de los dos autores materiales del crimen, así como de a quien consideran el autor intelectual, Salvador Lairet, para quien se espera que pronto se emita una orden judicial de captura desde Venezuela y la difusión consiguiente de una alerta global por Interpol.

*Este trabajo fue actualizado el martes 4 de julio, luego de que familiares de Juan Alberto Miraldo escribieran a Runrun.es.

Loading...