Lo mas reciente

Publicidad

Las arterias abiertas de la Venezuela castrochavista


Las arterias abiertas de la Venezuela castrochavista

Este Tribunal Popular de la Resistencia tiene la obligación de acusar a:

Vladimir Padrino López con su séquito de generales soleados por el brillo de riqueza malhabida, permitir que la Cuba castrista invadiera clandestinamente la Fuerza Armada de Venezuela desde organismos policiales directos, de espionaje y organización militar, su comprobada entrega y obediencia a una potencia extranjera, delitos que lo señalan como traidor a la patria. Su silencio cómplice ante acoso, persecución, tortura y asesinato de venezolanos disidentes y desarmados que manifiestan legal rechazo al desgobierno chavista, su abierta declaración de compromiso con el sufragio para sustituir la vigente Constitución y su continua conducta servil a los partidos comunistas cubano y venechavista lo prefiguran como el principal responsable de la masacre hoy practicada en el país.

Nicolás Maduro Moros por negarse a entregar los papeles originales probatorios de su auténtica nacionalidad venezolana, requisito imprescindible para ejercer la Presidencia de la República y mentir sobre la autenticidad de los documentos presentados. Por servir de intermediario y mensajero sumiso a los mandatos de la injerencia castrocubana en asuntos de identificación, policiales, jurídicos, comunicacionales, económicos, financieros y muchos otros, relacionados con el quehacer diario de Venezuela. Por su ya irreversible y perversa discapacidad mental que causa daños en vidas, propiedades, salud pública y educación promoviendo gravísimos riesgos para la supervivencia de la población y la convivencia cívica, incluida su permisividad ante la narcomilitancia incrustada en organismos estatales, estadales y su propio entorno familiar.

A Tareck el Alssaimi y sus protegidos gubernamentales, señalado con pruebas de la DEA como cabecillas narcotraficantes multimillonarios ligados a células terroristas del Medio Oriente, validadas en Venezuela y otros países de Latinoamérica.

La pandilla de tribunales oficialistas, consejos electorales, diputados, ministros, gobernadores, alcaldes, concejales, subalternos militares y civiles que secundan activa y-o pasivamente las fechorías y delitos de lesa humanidad cotidianamente practicados en Venezuela contra una sociedad sufriente, civilista, desarmada y sumida como víctima desprotegida en una catástrofe límite para su supervivencia, con sangre inocente derramada a borbotones por dictamen psicópata desde cobardes cuarteles palaciegos.

Para su defensa o recusación tienen la palabra el ofensor del pueblo, el desprocurador de la república bolivarista y la nueva Fiscalía General diestra en oratoria.

Comienza la sesión. Ahora es cuando.

Disculpen. Es un constante sueño reparador. A veces, ante la pesadilla, locos y buenos deseos sí preñan.

alifrei@hotmail.com

No hay comentarios.

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.