Lo mas reciente

Publicidad

Desde "El violinista de las marchas" al "Hombre ardiendo": Conozca los cinco íconos de la resistencia en Venezuela


Desde "El violinista de las marchas" al "Hombre ardiendo": Conozca los cinco íconos de la resistencia en Venezuela

Desde "Mujer Maravilla" y "La señora de la tanqueta" al "Hombre desnudo" y "El violinista de las marchas", los venezolanos ordinarios fotografiados en escenas extraordinarias se han convertido en íconos de la agitación política del país.

Los manifestantes exigen elecciones para deshacerse de un gobierno socialista que culpan por la escasez de alimentos y medicinas. El gobierno los califica de "insurgentes" y "terroristas".

Aquí hay cinco caras sorprendentes de las protestas callejeras contra el gobierno, durante las cuales 57 personas han sido asesinadas en los últimos dos meses.


- Mujer Maravilla 

Con una roca en el puño, sus muslos y muslos musculosos se apoyaron para lanzarlo a la policía, la maestra de fitness Caterina Ciarcelluti se convirtió en una imagen de fuerza y ​​determinación en las protestas.

El primer fotógrafo de la AFP, Federico Parra, en un casco de motocicleta, chaleco rojo y pantalones vaqueros de mezclilla el 1 de mayo se difundió en los medios sociales, ayudando a ganar su nombre de "Mujer Maravilla".

"Eso es todo, la fuerza y ​​la pasión", dijo Ciarcelluti, de 44 años, a la AFP. "Nunca me quedo sin energía."

Ella dice que espera ser "una inspiración" a otros manifestantes. "Estamos llegando", dice.


- Hombre desnudo 

Hans Wuerich, de 27 años, no llevaba nada más que zapatos y calcetines blancos deportivos, un cinturón de dinero y una expresión de angustia, y levantó una biblia en su mano flaca mientras se encontraba en la parte superior de un coche blindado de la policía el 20 de abril.

Pasando por entre los polis antidisturbios con su espinosa espalda y las nalgas peludas sólo momentáneamente enmascaradas por las nubes de gas lacrimógeno, una estrella de protesta viral nació.

Aunque no apoya a la oposición dominante, dice que lamenta haber votado por Maduro, a quien acusa de "represión".

Quería enviar un mensaje pacífico para que "el mundo volviera su mirada por un momento" sobre Venezuela.

Las balas de goma golpearon su espalda mientras él subía del tanque.

"No soy un hippy de flower power", dijo después a la AFP. "Pero creo que la protesta pacífica hace más daño al gobierno que la violencia".


- La señora de la tanqueta 

Envuelta en la bandera venezolana roja, amarilla y azul, María José Castro, de 54 años, convocó al espíritu de la Plaza de Tiananmen de China mientras se mantenía desafiante bloqueando un carro blindado de la policía en Caracas el 19 de abril.

"Me dolió ver cómo disparaban a los niños", dijo después, refiriéndose a las balas de goma y el gas lacrimógeno usado por la policía contra los manifestantes.

La policía antidisturbios disparó dos latas de gas lacrimógeno para tratar de moverla. Ella le dio una patada a uno de ellos y se quedó con un pañuelo sobre la cara mientras la advertían a través de un megáfono.

La policía en una moto finalmente la llevó lejos antes de liberarla más adelante.


- Hombre ardiendo 

Mientras que algunos de los iconos de las protestas inspiraron valor, otros provocaron terror.

Víctor Salazar, un estudiante de 28 años, subió en una bola de fuego después de una motocicleta de la policía que los manifestantes estaban destruyendo explotó el 3 de mayo.

De pie a pocos metros de él, los fotógrafos de la AFP Juan Barreto y Ronaldo Schemidt capturaron el momento en que Salazar se incendió, gritando pidiendo ayuda hasta que otros manifestantes apagaron las llamas.

Salazar envió un video en el hospital, donde estaba tendido en vendajes, y exhortó a los manifestantes a que salieran a la calle, "no por mí, sino por Venezuela".


- El violinista de las marchas

A través de nubes de gases lacrimógenos, Wuilly Arteaga tocó tranquilamente con su violín en el hombro, interpretando la clásica canción popular venezolana "Alma Llanera".

Inmortalizado en fotografías de esa actuación durante una manifestación el 8 de mayo, el joven de 23 años dijo que lo decía como un "mensaje de paz".

Tres días antes, había tocado en el funeral de un compañero músico muerto durante las protestas, que como Arteaga había entrenado en una orquesta para niños pobres.

"Sentí mucho miedo, no pensé que la música tuviera tanto poder para hacer que la gente pensara", dijo a la AFP. "Pero después del cementerio, fui a la manifestación con más coraje."

Es habitual verlo esquivando bombas. Aunque una lo impactó en un brazo, pide no caer en la violencia. Su mensaje, dice, es una metáfora del país: "Ahora todo el mundo sabe que Venezuela tiene mucho talento, pero esto no se respeta".

Tras su aparición pública, le cancelaron las presentaciones de piano que hacía en un hotel bajo control del Estado. Se gana la vida tocando en las calles, aun cuando ha viajado siete veces a Europa por conciertos del sistema de orquestas.

Hace un año le decomisaron el violín en el metro de Caracas. Tras vivir unos meses en la calle y hoteles de poca monta, consiguió albergue y un instrumento donado.

Pero una militar se lo rompió esta semana durante otra protesta. "¡Hasta cuándo!", gimió, una frase que desató una ola solidaridad para reponerle el violín.

No hay comentarios.

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.